Atenção!

Se você quiser recomendar algum livro para os seus contatos nas redes sociais ou enviar o link de acesso por e-mails ou se você quiser salvar o arquivo em seu computador, copie o link ou salve o arquivo fazendo o download do mesmo.

EL PRÍNCIPE, EL CAMPESINO Y LOS DOCE GRANOS DE MAÍZ

El libro cuenta la historia del Reino Amarillo, un Reino donde la riqueza no era oro, plata y piedras preciosas. La riqueza estaba en la producción de maíz, producido con abundancia y calidad. El Reino fue gobernado por el Rey Eduardo y la Reina Silvia. El Reino era muy próspero, y todos vivían un buen bienestar. El Rey Eduardo era muy humano y justo y tenía la lealtad y la dedicación de todos sus súbditos. La pareja real tuvo dos hijos: la Princesa Lidia, amada por sus súbditos por su trabajo social, y el príncipe Claudio, arrogante, insensible y odiado por sus súbditos, que simplemente se divertía y no tuviera actividad útil o productiva. Con la muerte de la pareja real, el Príncipe Claudio se convierte en el nuevo Rey. Y el Reino Amarillo sufrió transformaciones terribles bajo su Reinado, y los súbditos comenzaran a saber de qué eran la pobreza y el sufrimiento. El nuevo Rey ya no alentaba la producción de la mayor riqueza del Reino, el maíz, y gastaba la riqueza acumulada en los silos. Cuando se acabó el maíz almacenado, se encontró en la pobreza. Finalmente, el nuevo Rey se vio obligado a vender el castillo a un campesino trabajador y perseverante, que hizo su fortuna plantando los doce granos de maíz recibidos como limosna alguna vez del arrogante príncipe. Este campesino compró el castillo, se casó con la Princesa Lidia, quien fue proclamada la nueva Reina del REINO AMARILLO. Y la paz y la prosperidad volvieron al Reino. Por ahora, súbdito Claudio, la historia tiene una sorpresa al final.

EL PRÍNCIPE, EL CAMPESINO Y LOS DOCE GRANOS DE MAÍZ
280.0 KiB
14 Downloads
Clique aqui para fazer o download

Si está interesado en una copia impresa de este libro, visite:

https://www.agbook.com.br/book/328300–EL_PRINCIPE_EL_CAMPESINO_Y_LOS_DOCE_GRANOS_DE_MAIZ